Compartir

Las estatuas ecuestres representan a hombres montados a caballo a modo de homenaje, hecho que se lleva haciendo desde la antigüedad.

Existen muchas personas que conocen cierta simbología sobre estas estatuas que os voy a contar a continuación, aunque muchas otras la desconocen.

Esta simbología atribuida a estas estatuas hace referencia concretamente a la posición de las patas de los caballos.

Cuando el animal se encuentra sobre sus patas posteriores dejando las anteriores en el aire quiere decir que el jinete murió en combate, es decir, que murió en alguna batalla.

Si solo es una de las patas la que está suspendida en el aire, significa que su jinete murió por las heridas recibidas durante un combate.

Y por último, cuando el caballo tiene a sus cuatro extremidades reposando sobre la superficie, quiere decir que el jinete murió por cualquier otra cosa: desde muertes pacíficas durante la senectud a fulminantes ataques de corazón o enfermedades venéreas.

Ya sabiendo el significado de esta simbología, me apetece hacer un pequeño recorrido por varias esculturas ecuestres para comprobar si esta simbología es cierta verdaderamente o no.

Resultado de imagen de estatua felipe III

Si se observa la estatua ecuestre de Felipe III (en la plaza Mayor de Madrid), éste debería haber muerto de las heridas recibidas en una batalla, aunque en realidad no fue así. Aunque la anécdota de su muerte aún no está del todo verificada, el rey murió por contar erisipela, caracterizada provocar una fiebre alta. Supuestamente, se encontraba al lado de un brasero el cual le estaba dando un calor inmenso, y al no estar la persona encargada de ocuparse de él, nada pudo evitar que se estuviera asando. Lo que acabó produciéndole un malestar general y sudores lo que favorecieron la aparición de esas fiebres agudas. Igualmente, se piensa que existían otros factores que pudieron contribuir a su muerte, por lo que habría muerto con o sin brasero.

Resultado de imagen de estatua felipe iv

Con la estatua de Felipe IV (en la plaza de Oriente, Madrid), el caballo de ésta se encuentra posicionado con las dos extremidades delanteras en el aire, lo que significa que murió en batalla. Como con la estatua de Felipe III, se averigua que el mito es falso ya que Felipe IV murió de disentería, un paso a la otra vida poco heroico para un rey (de ahí que la simbología de la estatua nos haga pensar que éste murió en combate, hecho mucho más valiente y heroico).

Resultado de imagen de estatua arsenio Martínez Campos

 

Con la estatua ecuestre de Arsenio Martínez Campo, el caballo se encuentra con sus cuatro extremidades reposando sobre la superficie, lo que significa que ni murió en batalla ni por las heridas producidas en ésta. Esta vez el mito si que es cierto, ya que tras cesar su actividad política y pública, murió al poco tiempo.

Ya se que este post no tiene nada relacionado con las terapias, pero me ha parecido interesante daros a conocer esta simbología que tiene que ver con nuestro querido animal, el caballo, como protagonista (una vez más) de la historia del ser humano y del mundo 🐴🏇🏼🐴🏇🏼 ¡Espero que os guste! 😁

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *