Compartir

Ahora que están tan de moda los #hashtags y los #tips, aprovechamos para abrir una nueva categoría (presente en las redes sociales como también en el BLOG), #emoticanimaltip, con la finalidad de contaros algún dato curioso de nuestros queridos 🐴 o 🐶.

En el #emoticanimaltip de hoy hablaremos del casco del caballo, tan vitales en ellos para su funcionalidad y su bienestar.

El CASCO es una uña desarrollada que envuelve el extremo de los dedos. A modo de hacer un repaso por la “historia“: la estructura del casco, es la transformación y evolución de una serie de huesos, que hace miles de años en los caballos primitivos, formaban una mano de dedos similares a los del perro. Los paleontólogos que encontraron fósiles de caballos primitivos, afirman que sus dedos acabaron por juntarse, formando un solo casco por extremidad, esto fue, porque el caballo tuvo que adaptarse a los terrenos en los que le tocó vivir y evolucionar. El caballo primitivo medía alrededor de 50 cm y no ha dejado de crecer hasta nuestros días; ésta es una de las razones por las que se necesita más base y soporte en sus extremidades.

Teniendo en cuenta sus “características“, el casco está dotado de una fuerza y elasticidad que le permite hacer varias funciones:

  1. Cargar el peso del caballo, evitando un rápido desgaste.
  2. Proteger las estructuras más sensibles que se encuentran dentro del casco.
  3. Dar agarre a las extremidades en cualquier terreno.
  4. Absorber las sacudidas y golpes con el suelo.
  5. Regenerarse constantemente y mantener la humedad.

 

¡Espero que os haya gustado esta curiosidad de nuestro compañero el caballo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *