Compartir

Introducción

Los Trastornos del Desarrollo son un grupo de afecciones con inicio en el periodo de desarrollo.

Se manifiestan normalmente de manera precoz en el desarrollo, a menudo antes de que empiece la escuela primaria.

Se caracterizan por un déficit del desarrollo que produce deficiencias del funcionamiento personal, social, académico y ocupacional.

El rango de los déficits del desarrollo varía:

  • Desde limitaciones muy específicas del aprendizaje o el control de las funciones ejecutivas.
  • Hasta limitaciones globales de las habilidades sociales o de la inteligencia.

Los Trastornos del Neurodesarrollo concurren frecuentemente, por ejemplo:

  • Los individuos con TEA a menudo tienen una discapacidad intelectual (Trastorno del Desarrollo Intelectual).
  • Muchos niños con TDAH también tienen un Trastorno específico del aprendizaje.

Discapacidad intelectual – Trastorno del desarrollo intelectual

Se caracteriza por un déficit de las capacidades mentales generales como el razonamiento, la resolución de problemas, la planificación y el pensamiento abstracto, el juicio, el aprendizaje académico y el aprendizaje de la experiencia.

Producen deficiencias del funcionamiento adaptativo. El individuo no alcanza los estándares de independencia personal y responsabilidad social en uno o más aspectos de la vida cotidiana; incluidos la comunicación, la participación social, el funcionamiento académico u ocupacional y la independencia personal en casa o en la comunidad.

El retraso general del desarrollo se diagnostica cuando un individuo no alcanza los hitos esperados de desarrollo en varias áreas del funcionamiento intelectual.

Puede deberse a un daño adquirido durante el periodo de desarrollo.

Trastornos de la comunicación

Los trastornos de la comunicación incluyen:

  1. Trastorno del lenguaje.
  2. Trastorno fonológico.
  3. Trastorno de la comunicación social (Pragmático).
  4. Trastorno de la fluidez de inicio en la infancia (Tartamudeo).

En los primeros 3 trastornos, se producen déficits en el desarrollo y en el uso del lenguaje, el habla y la comunicación social.

En cambio, en el último de ellos se producen alteraciones de la fluidez normal y la producción motora del habla como la repetición de sonidos sílabas, la prolongación de los sonidos de las vocales o consonantes, las palabras fragmentadas, los bloqueos y las palabras producidas con exceso de tensión física.

Estos trastornos empiezan precozmente y pueden producir deficiencias funcionales durante toda la vida.

Trastorno del Espectro Autista (TEA)

Se caracteriza por déficits persistentes en la comunicación social y la interacción social en múltiples contextos, incluidos los déficits de:

  • La reciprocidad social.
  • Los comportamientos comunicativos no verbales usados para la interacción social.
  • Las habilidades para desarrollar, mantener y entender las relaciones.

Su diagnóstico también requiere la presencia de patrones de comportamiento, intereses o actividades de tipo restrictivo o repetitivo.

Las características clínicas individuales se registran a través de:

  • El uso de especificadores:
    • Con o sin déficit intelectual acompañante.
    • Con o sin deterioro del lenguaje acompañante.
    • Asociado a una afección médica/genética o ambiental/adquirida conocida.
    • Asociado a otro trastorno del neurodesarrollo, mental o del comportamiento.
  • Especificadores que describen los síntomas autistas:
    • Edad de la primera preocupación.
    • Con o sin pérdida de habilidades establecidas.
    • Gravedad.

Estos especificadores ofrecen la oportunidad de individualizar el diagnóstico y conseguir una descripción clínica más detallada de los individuos afectados.

Trastorno por Déficit de Atención y/o Hiperactividad (TDAH)

Este trastorno se define por niveles problemáticos de inatención, desorganización y/o hiperactividad.

La inatención y la desorganización implican la incapacidad de seguir tareas, que parezca que no escuchan, y que pierdan los materiales a unos niveles que son incompatibles con la edad o el nivel de desarrollo.

La hiperactividad impulsividad implica actividad excesiva, movimientos nerviosos, la incapacidad de permanecer sentado, la intromisión en las actividades de otras personas y la incapacidad para esperar; que son excesivos para la edad o el nivel de desarrollo.

En la infancia, el TDAH frecuentemente se solapa con trastornos que a menudo se consideran «Trastornos exteriorizadores» como son el trastorno negativista desafiante y el trastorno de conducta.

A menudo persiste hasta la edad adulta con consecuentes deterioros del funcionamiento.

Trastornos motores

Los trastornos motores incluyen:

  1. Trastorno del desarrollo de la coordinación.
  2. Trastorno de movimientos estereotipados.
  3. Trastornos de tics.

El trastorno del desarrollo de la coordinación se caracteriza por déficits en la adquisición y ejecución de las habilidades motoras coordinadas. Se manifiesta con una torpeza y lentitud o inexactitud en la ejecución de las habilidades motoras que interfiere con las actividades de la vida cotidiana.

El trastorno de movimientos estereotipados se diagnostica cuando el individuo tiene comportamientos motores repetitivos, aparentemente guiados y sin objetivo como agitar las manos, mecer el cuerpo, golpearse la cabeza, morderse, darse golpes… Los movimientos interfieren con las actividades sociales, académicas y otras. Si los comportamientos causan autolesiones se debe especificar como parte de la descripción diagnóstica.

Los trastornos de tics se caracterizan por la presencia de tics motores o vocales que son movimientos o vocalizaciones súbitos, rápidos, recurrentes, no rítmicos y estereotipados.

El trastorno se diagnostica según la duración, la supuesta etiología y la presencia clínica.

En los trastornos de tics se incluyen:

  1. Trastorno de la Tourette.
  2. Trastorno de tics motores o vocales persistente (crónico).
  3. Trastorno de tics transitorio.
  4. Trastorno de tics no especificado.

Trastorno específico del aprendizaje

El trastorno específico del aprendizaje se diagnostica cuando hay déficits específicos en la capacidad del individuo para percibir o procesar información eficiente y con precisión. Se manifiesta primero durante los años escolares.

Se caracteriza por dificultades persistentes que impiden el aprendizaje de las aptitudes académicas básicas de lectura, escritura y matemáticas.

El rendimiento de las habilidades académicas afectadas está por debajo de la media de su edad o se alcanzan los niveles aceptables de rendimiento solamente con un esfuerzo extraordinario.

Puede afectar a individuos con una inteligencia «dotada» y puede manifestarse cuando las exigencias del aprendizaje o los procedimientos de evaluación ponen barreras que no pueden superar con su inteligencia innata y sus estrategias compensatorias.

Puede producir deficiencias durante toda la vida en las actividades que dependen de habilidades y conocimientos, incluido el rendimiento ocupacional.

¡Y esto es todo por hoy emoticanimaleros🐴🐶! Espero que os haya gustado el primer post de «Psicología emoticanimalera🧠💚»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *