Compartir

Primeramente me gustaría preguntaros… ¿qué es la Psicología? La psicología es el estudio científico de la mente humana y el comportamiento del individuo, la cual tiene diferentes enfoques que buscan las claves para desentrañar los pensamientos, los recuerdos y las emociones de los seres humanos.

¿En qué consiste este enfoque?

Según el Psicoanálisis, los conflictos inconscientes de la mente determinan el desarrollo de la personalidad y dictan la conducta.

Fue creado por el neurólogo austríaco Sigmund Freud a principios del s.XX, y sugiere que la personalidad y la conducta son el resultado de los conflictos de la mente. El individuo no siempre es consciente de esa disonancia porque se produce a nivel inconsciente. El conflicto surgía entre las 3 partes en las que se divide la mente: el Ello, el Yo y el Superyó.

Creía que la personalidad se desarrolla en 5 etapas desde el nacimiento, denominadas «Etapas Psicosexuales», ya que en ellas intervenían tanto la sexualidad como los procesos mentales. En cada etapa, la mente se centra en un aspecto de la sexualidad.

Pensaba que las Etapas Psicosexuales desencadenaban una lucha entre biología y expectativas sociales; y que la mente debe resolver dicho conflicto para que la persona pueda seguir su desarrollo mental.

Evaluación

El modelo de Freud ha ayudado a comprender en gran medida el papel del subconsciente, pero ha suscitado controversia: ya que considera que la sexualidad es el impulsor de la personalidad.

Muchos opinan que este modelo es demasiado subjetivo y simplista como para explicar la compleja naturaleza de la mente y la conducta.

Modelo Topográfico

Freud distinguía 3 niveles de conciencia. La mente consciente constituye tan solo una pequeña parte del conjunto. A pesar de ignorar por completo los pensamientos de la mente inconsciente, ésta última influye igualmente en el comportamiento:

  • Mente Consciente: Comprende las ideas y emociones de las que somos conscientes.
  • Mente Preconsciente: Almacena información, como los recuerdos de la infancia, y a la que se puede acceder a través del Psicoanálisis.
  • Mente Inconsciente: Oculta la mayoría de los impulsos, deseos y pensamientos de la persona.

Los sueños se consideran un medio para acceder a los pensamientos inconscientes a los que no solemos tener acceso porque son demasiado inquietantes para la mente consciente.

En la terapia del Psicoanálisis el paciente le habla al psicoanalista sobre sus recuerdos y sueños de la infancia con el fin de desbloquear la mente inconsciente y ver cómo controla o provoca comportamientos inapropiados.

Modelo Estructural

La mente consciente es sólo la punta del iceberg, una pequeña parte del conjunto oculto.

El Psicoanálisis se basa en la idea de que la mente inconsciente se estructura en 3 partes: el Ello, el Yo y el Superyó, que «hablan» entre ellos para tratar de resolver los impulsos y los sentimientos encontrados:

  • Ello: Busca la gratificación inmediata.
  • Yo: Es la voz de la razón, que negocia con el Ello y el Superyó.
  • Superyó: Quiere hacer lo correcto. Es la conciencia moral que asume el papel de un padre estricto.

Mecanismos de defensa

¿En qué consiste?

Freud afirmaba que usamos mecanismos inconscientes para afrontar las emociones desagradables, por ejemplo la angustia.

Los mecanismos de defensa nos ayudan a lidiar con recuerdos o impulsos que nos estresan o son poco agradables, y nos ayudan a creer que todo va bien.

¿Qué ocurre?

El Yo usa esos mecanismos para ayudarnos a lograr un acuerdo mental ante los conflictos internos.

Los mecanismos más frecuentes que distorsionan el sentido de la realidad son: la negación, la represión, el desplazamiento, la regresión, la proyección y la intelectualización:

  • Negación: mecanismo por el cual el sujeto bloquea eventos externos para que no tomen parte de la consciencia y, por tanto, trata aspectos evidentes de la realidad como si no existieran.
  • Represión: proceso por el cual el Yo borra eventos y pensamientos que serían dolorosos si se mantuvieran en el nivel consciente, ya que la satisfacción de la pulsión reprimida resulta inconciliable con otras exigencias del Superyó o de la realidad.
  • Desplazamiento: se refiere a la redirección de un impulso (habitualmente una agresión) hacia una persona o un objeto.
  • Regresión: cualquier retroceso a situaciones o hábitos anteriores, un retorno a los patrones de comportamiento inmaduro
  • Proyección: tendencia de los individuos a atribuir (procesar) sus propios pensamientos, motivos o sentimientos hacia otra persona.
  • Intelectualización: proceso por el cual el sujeto intenta dar una forma discursiva y abstracta a sus emociones, sentimientos, pensamientos, deseos y conflictos, con el fin de controlarlos e impedir que surjan ideas intolerables.

¿Cómo funciona?

Se ponen en marcha los diversos mecanismos ante esos estímulos que nos provocan malestar. Por ejemplo, en la negación, el mecanismo de defensa se suele utilizar para justificar un hábito que nos hace sentir mal (como fumar).

Y… ¡Fin de la lección del Psicoanálisis! Espero que os haya gustado, emoticanimaleros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *