Compartir

Los beneficios principales de estar en contacto con caballos son su compañía, la recreación y el descanso que nos posibilitan, aunque muchas personas no son conscientes realmente de los beneficios que les puede aportar un caballo.

Te mantiene activo físicamente:

La equitación y otras actividades que requieren que la persona esté al aire libre ante diferentes tipos de clima le mantendrá en movimiento. Toda una serie de tareas en el establo que le permitirán quemar calorías activamente y fortalecer los músculos.

Aumenta la confianza en uno mismo:

Aunque la equitación es un deporte independiente, en realidad es una asociación en la que la persona actúa como líder que trabaja con el caballo. Nada mejor para aumentar la confianza que el “entrenamiento de liderazgo“. Cuando le indicas a un animal de semejantes dimensiones que se mueva en una dirección determinada, y luego a seguirte, nos produce una sensación de logro por el hecho de haberle guiado con éxito a hacer lo que se le había indicado. En el caso de que el caballo no responda a la orden, el jinete es responsable de reedireccionarlo de forma adecuada para que entienda lo que se le está pidiendo.

Reduce el estrés:

Estudios recientes han demostrado que incluso la interacción limitada con los animales puede proporcionar una disminución de la presión arterial y en las hormonas asociadas a las reacciones de estrés. El ejercicio físico es un mediador científicamente reconocido y está claro que las actividades equinas proporcionan ejercicio a las personas, resaltando de nuevo su potencial para reducir el estrés.

Te mantiene socialmente activo:

Frecuentar un club hípico te ayuda a conocer a personas con intereses similares. La mayoría de gente del mundo del caballo dará fe de conocer a muy buenos amigos en el granero. Estos compañeros tendrán la misma pasión y devoción por los caballos; y esa conexión crea un vínculo especial.

Ayuda a personas con diversidad funcional:

La investigación temprana está mostrando que montar a caballo puede proporcionar toda una serie de beneficios sensoriales, físicos, cognitivos y sociales para estas personitas.

Compromete al lado creativo del cerebro:

Estar en contacto con caballos y montarles trae consigo desafíos diarios que le obligarán a pensar creativamente acerca de cómo resolver un problema en particular. Enfrentarse a tales situaciones le ayuda a comprometer su creatividad para resolver problemas y encontrar qué funciona mejor.

Refuerza el carácter:

El mundo del caballo enseña valores como la responsabilidad, puntualidad, deportividad, frugalidad, paciencia, compromiso, confianza y autoestima.

Promueve una unión con la naturaleza:

Estar fuera y disfrutar del aire fresco puede hacer auténticas maravillas tanto en la salud física como en la psíquica. Además, la dosis de vitamina D que obtienes al estar al sol es esencial para tu cuerpo.

Refuerza la masa ósea:

Todo el ejercicio de peso que la persona realiza en las cuadras, incluyendo transportar el equipo del caballo al guadarnés ayuda a reforzar la masa ósea; aspecto muy importante cuando se envejecemos.

Mejora la digestión:

Montar a caballo estimula los órganos internos al igual que cuando caminamos. Esto ayuda en la función hepática y en la digestión.

¡Esperamos que os haya gustado😁!

Fuente: Health Fitness Revolution

👉🏼 Interviniendo con el ❤️

– emoticanimal🐴🐶💚-

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *